“HEMOS CUMPLIMOS TRES MESES”

Hemos cumplido tres meses, como se suele decir parece que fue ayer cuando empezamos a publicar “nuestras cosas” en la página. En un principio nuestra idea era ir dando a conocer semana a semana lo que “sabemos” (cambiaríamos lo que sabemos por lo que no sabemos) sobre la teoría de la onda de Elliott.

Llevamos muchos años en el trading, hemos visto “vendedores de humo de todas las raleas y pelajes” y “charlatanes de mercado” que, al amparo de las nuevas tecnologías, nos venden el último y definitivo sistema para hacernos millonarios en muy poco tiempo y sin esfuerzo. Hemos vivido en nuestras carnes, el saqueo de nuestras cuentas siguiendo falsas quimeras que, nos prometían ganancias seguras y con muy poco riesgo (el que lleve tiempo en “esto”, sabrá de lo que estamos hablamos)

Que no os engañen esos cantos de sirena, desde esta página hemos criticado en innumerables ocasiones a los que denominamos “trileros de las mesas de operaciones”, esos que manejan los hilos (“los señores de los hilillos”) y que cuando quieren y en la dirección que quieren, mueven los mercados según sus intereses en cada momento.

No hablamos por “boca de ganso”, diariamente lo vemos en los mercados, porque si algo tiene la teoría de la onda de Elliott, es que nos adelanta los acontecimientos que nos vamos a encontrar en el futuro. Una prueba de ello son la pautas terminales que, nos avisan con mucha antelación cuando el mercado se va a dar la vuelta en contra de la tendencia que hasta ese momento era la que mandaba. Esa o esas señales que se nos presentan en determinadas formas (el acuñamiento cumpliéndose ciertas relaciones de Fibonacci, unidas a la señales de los indicadores técnicos y de sentimiento), serán nuestras armas y tablas de salvación que, nos marcarán puntos concretos de entrada y salida en los mercados.

En estos tres meses hemos ido recopilando o mejor dicho resumiendo una pequeña parte de la teoría de Elliott (fundamentalmente de pautas terminales y pautas correctivas) que, tenemos colgados en la web concretamente en lo que hemos llamado doctrina (es nuestro ideario, nuestra filosofía). Seríamos ilusos pensar que con esos breves resúmenes se puede dominar Elliott, Ya en muchas ocasiones os hemos comentado que, hay que echarle muchas horas de estudio, de observación de pantallas de ordenador, de robarle horas al sueño e incluso a la familia, pero no nos pongamos dramáticos, siempre podremos hacer algún hueco entre programas basura de televisión, prensa y radio que en lugar de informarnos nos “desinforman y manejan”.

Y hablando de información o desinformación, la cantidad ingente de información a la que hoy día podemos tener acceso a través de las nuevas tecnologías, nos obliga a ser capaces de valorar a la hora de tomar decisiones (lo que siempre se ha dicho, quitar el grano de la paja), y discriminar las noticias que mal intencionadas o por ignorancia nos hacen llegar.

Recientemente un amigo a los que cariñosamente llamamos “los Elliott Band” (con los que mantenemos contacto por whatsapp), se encontraba más que apurado, ya que el mismo día de conocerse los resultados de las elecciones en los Estados Unidos, se le ocurrió la “feliz idea”, de a la apertura de los mercados de futuros ponerse corto en el dax. Desde la prensa económica y no económica, desde las televisiones, radios, se nos había vendido que la victoria de Donald Trump sería poco menos que el apocalipsis. Este amigo vio como nada más posicionarse corto, el mercado le clavó “una puñalada trapera”, orquestada por los “trileros de las mesas de operaciones”, que en breve se transformo en unos cuantos cientos de puntos en su contra. Su llamada de auxilio fue unos días después de haber hecho la que él consideraba que iba a ser la “trade del año”, a la que únicamente y siempre con mucho cariño, porque primero es un amigo y porque nos ponemos en su lugar ( a todos nos ha pasado), le animamos a que aprovechando una onda C que estimábamos que se podía producir a su favor se deshiciera de la posición por muy doloroso que le pudiese parecer. Ese mismo día cerró la posición y nos dio las gracias a varios compañeros que le ayudamos a tomar tan doloras decisión ( ese día nuestro amigo se hizo mayor de edad en el trading).

Sin embargo el día de la victoria de Trump, desde esta página y en “riguroso directo”, dimos una señal de ponerlos largos y en el comentario del mercado de esa noche titulamos GRACIAS “TRUMP…AZO”, COMENTARIO DE MERCADO 09/XI/2016, operativa que nos reportó 100 puntos en el futuro del dax y 23 en eurostoxx. (los resultados se pueden consultar en la pestaña “resultados operativas”).

No somos más listos que nadie (tampoco más tontos), pero lo que igual nos diferencia de otros es que seguimos un sistema, sistema que está probado y que lo avala una teoría (sabemos que esto no es una ciencia aunque en muchas ocasiones lo parezca).

Volviendo a los tres meses de la web, comentaros que si bien es mucho lo que nos parece que hemos hecho, queremos más, tenemos pendientes colgar algún vídeo (habrá que aprovecharse de las oportunidades que las nuevas tecnologías de la información y comunicación nos ofrecen y que tanto criticamos el mal uso y no el bueno).

En cuanto al canal de Telegram, animaros a que os deis de alta, no cuesta nada, no os compromete en nada, y a nosotros nos facilita todo, nos da la posibilidad de llegar a todos vosotros a un golpe (golpe no, a un toque de pantalla) y podréis saber las entradas, stops, salidas, o si estamos tras la pista de  alguna pauta concreta ( lo que nunca te diremos es que tomes la decisión, eso tiene que ser cada uno el que en última instancia se lance o no a la “piscina”).

Pasad un buen domingo y el lunes os esperamos en el mercado.

Ah, se nos olvidada, contestando a Rafael que por correo electrónico nos hacía una pregunta (aprovechamos para recordaros la cuenta de correo electrónico info@pautasterminales.com ) decirle que perfectamente se puede seguir a nuestros dos índices de referencia mediante contratos por diferencias (cfd), si bien nos gustaría haceros una recomendación, y es que tengáis muy presente el apalancamiento, que está muy bien, pero que no debéis forzar en exceso (nunca apalancaros por encima de vuestra posibilidades). El broker con el que trabajéis os dejará apalancaros exigiendo muy pocas garantías, si bien en cuanto a las pérdidas en que incurráis no será tan “bondadoso”.