Mercados manipulados, o no seáis criadores de pavos.

Ayer lo dijimos, mandaba el lado corto, no somos adivinos, simplemente seguimos la teoría de la onda de Elliott, intentamos entenderla, y aplicarla a los índices que seguimos, esta vez además lo teníamos fácil, desde el latigazo bajista de la tarde noche del lunes, los mercados nos mostraron las cartas, nos faltaba cerrar los objetivos del 100% de una pauta terminal con implicaciones bajistas en el futuro del Dax, en nuestro lenguaje dijimos que tenía preparada la “horca en su cadalso particular”, pues como el reo condenado a penal capital, así ha comparecido el Dax a cumplir  con la “sentencia” del mercado. Para ello se han servido del mismo método “trilero ventajista” empleado la pasada tarde noche del lunes 5 del presente mes de enero”, es decir una vez cerrado el mercado de contado, evitando “testigos incómodos” han lanzado un nuevo ataque bajista a los mercados, quedando a 25 escasos puntos del objetivo.

Pero hoy no toca este tema, es decir no toca comentar lo sucedido en los índices, pues esto ya lo hemos hecho en “riguroso directo” por el canal de Telegram,  sino que vamos a  mostraros los manejos descarados a los que todos los días  asistimos cada vez menos perplejos, si bien  antes de entrar en materia, os transcribo el literal del significado que la vigésima segunda edición (año 2001) del diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española, en su tercera acepción nos da del significado del verbo manipular, intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc, con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares”.

Días atrás os prometía, no sé si en el comentario diario de los mercados, o por el canal de Telegram que, tenía la intención de escribir un artículo en relación con la manipulación burda que observamos en los mercados y concretamente en los índices europeos, (Dax, Eurostoxx e Ibex) en la mañana y parte de la tarde del día 5 del presente mes de febrero de este año 2018.

El motivo de dedicar un artículo a lo que vivimos en directo el pasado lunes 5, pues lo contamos en tiempo real a través del canal de Telegram, no tiene más intención que, por una parte hacer ver a todos aquellos que recientemente se hayan incorporado a los mercados, cómo funcionan en realidad, lejos del ideal de la teoría económica ,en los que se nos presenta a éstos como el lugar de encuentro entre la oferta y la demanda para la formación de un precio final al que se produzca el intercambio del correspondiente instrumento financiero, y por otra  para prevenir a los que ingenuamente se aventuran en el trading y que incluso pretenden hacer de este su medio de vida (seguro que nos estaremos ganando algún  que otro amigo entre el ingente número de brókers).

Ante de describiros lo ocurrido el repetido día 5, deciros que, en el recuento que llevábamos correspondiente al futuro del Dax “echábamos de menos” la formación de una onda C de implicaciones bajistas, pues habíamos tenido según nuestro recuento que posteriormente “parece” que no era acertado, dos ondas, A y B. Recordaros que nosotros trabajamos en gráficos de 1 y 5 minutos y , estos recuentos de 30 minutos o más tiempo, se nos antojan inaccesibles para nosotros a efectos de operar con ellos.

Pues bien, consecuente con ese recuento en el que como digo nos faltaba esa siempre ansiada onda C, lo que esperábamos es que los mercados se dejaran caer y pudiésemos tener nuestro premio en forma de onda C. Fruto de este recuento, en comentarios de finales de mes de enero, ya advertimos hasta en dos ocasiones de que veíamos síntomas de recalentamiento en los índices europeos, si bien, no siempre acertamos en todo, también veíamos síntomas de que el Ibex se quería escapar a las altura, pues no en balde el sector de bancos de la zona euro había conseguido romper zonas de resistencia significativa. La divergencia entre ambos índices creíamos salvarla en los diferentes espacios temporales con los que trabajamos,

Como decía, la mañana del lunes había transcurrido con mucha normalidad. Fruto de lo anterior y como consecuencia de esa pretendida fortaleza en el Ibex, ese día fijamos un poco más nuestra atención en el Ibex, siendo su evolución la siguiente:

A la apertura del mercado de futuros (08:00 horas) abrió con un hueco bajista pero no de gran entidad, continuando con una barra bajista fuerte en 1 minuto, para seguidamente recuperar el nivel de la apertura, para posteriormente caer, volver a recuperar el nivel  de antes de la apertura (pero sin superarlo), para volver a bajar, subir y acabar al cierre del contado (17:30 horas) justamente en el nivel mínimo que se había hecho un minuto después de la apertura del futuro. Es decir nos tuvieron toda la sesión del contado del día 5 mareando la perdiz, para dejar el precio del Ibex en el mínimo que había hecho poco después de la apertura de los futuros, todo un juego de manos de un diestro “trilero” para dejar el garbanzo en el mismo lugar que cuando empezó a mover los cubos, y engañar a los “tontos” que nos preocupábamos de las cuitas del Ibex y del resto de índices, incautos de lo que se estaba cocinando entre bastidores.

Casualidades de la vida (ya hemos dicho en más de una ocasión que éstas no existen), una vez cerrado el mercado de contado empieza la “fiesta”, los “ventajistas” de las mesas de operaciones saben cómo y cuándo tienen que apretar el botón, en este caso de vender, también conocen que, los índices USA llevan tiempo por los “cielos”,pidiendo a gritos tocar tierra para siquiera repostar, y los “voceros” habituales ( prensa, televisión, radio e internet, hasta nosotros incluidos escribimos un artículo en el que nos preguntábamos si el mercado USA se podría comparar con el gótico alemán por aquello de las cúpulas tocando el cielo).

Pero de nuevo otra casualidad más se cruzó en el camino, ese mismo día  tomaba posesión el nuevo “masca” de la política monetaria de los Estados Unidos, ¿ Qué mejor recibimiento ?, pero todavía quedaba una coincidencia más, y es que en el Dax a nosotros pobrecillos nos faltaba una onda C bajista, pero a los grandes, a los que se llevan día a día las cuentas de los pequeños, les faltaba una pauta terminal, pauta que estuvimos siguiendo y que como ya hemos comentado la guardamos en la nevera, al verla lejana y fuera de nuestra posibilidades. Los que nos seguís desde hace más de año y medio, sabéis que nosotros no somos profesionales, somos personas “decentes” que vivimos de nuestro trabajo, que nos apasiona el trading, que somos yonkis de los mercados, pero nos quedaba largo ese traje, y al verlo en el escaparate no lo prestamos mucha atención pues nos conformábamos con nuestra “ondita” C.

Lo que son las cosas, la “ondita C” que nos faltaba en nuestro recuento, por arte de birli birloque, o por qué no, por obra y gracia de los que manejan el “cotarro”, se convirtió en una “señora” onda impulsiva que, en “concierto necesario” con el SP provocaron una estampida en los mercados, con recortes históricos en el Dow.

También os contamos que, únicamente fui capaz de obtener 40 exiguos puntos del futuro del Dax, cuando pude comprobar que, lo que me estaba pasando por delante de mis narices, no era la ondita C que anhelábamos, sino toda una pauta terminal, o mejor dicho, era la madre de todas las terminales.

La estampida que se pudo iniciar en los índices americanos y que seguidamente se extendió a los europeos, la verdad  es difícil saber de dónde partió la chispa incendiaria (en cualquier caso da igual), como no podía ser de otra forma infectó a los índices asiáticos, y duró hasta la mañana del día 6 en que con los mercados europeos de nuevo funcionando consiguieron relajar la situación.

La caídas por lo general suelen ser mucho más violentas que las subidas, y si además las provocas fuera del horario del contado no te quiero ni contar. Tomando copiado un símil, ya os hemos dicho que, las caídas en los mercados son como si te cayeses de una escalera, pero yo añadiría que además de caerte de la escalera si te apagan la luz en ese momento el golpe es mortal.

Volviendo a la pauta terminal, deciros que, si bien durante el horario de negociación de los futuros europeos el retroceso de la terminal no llegó al 100% de los objetivos, si posteriormente en el after hours, los índices sintéticos que replican al Dax si lo hicieron y además con creces. Solo con esto nos bastaría para dar por cubiertos todos lo objetivos de la pauta terminal, pero es que además todo “indica” que los índices volverán a ver nueva caídas y que se perforarán los mínimos que se hicieron el día de “marras”, pues como comentábamos el jueves por la noche, por el momento “manda el lado corto”, es decir, los bajista han tomado el control. Que nadie se engañe, la tendencia en el largo plazo es alcista en cualquiera de los recuentos que llevamos, y de todos y cada uno de los índices que seguimos esa es la tendencia de largo, si bien en el medio plazo y en el corto se imponen los bajistas. Esto no quiere decir que no vayamos a ver subidas, las habrá como es lógico y normal pues esa es la forma de moverse de los mercados.

Ya dejando a un lado el tema por el que hemos iniciado el artículo, recordaros el número mágico que ahora hemos fijado para el SP, los 2.730 puntos que, nos sirven de “ecuador” que nos diferencia el escenario alcista del bajista lateral.

Para terminar y volviendo al tema principal del artículo, os queremos recordar que tengáis mucho cuidadito con los mercados, no os creáis todo lo que os cuenten, y como reza el dicho, de lo que veas creed la mitad y de lo que te cuenten nada, o algo parecido. No os convirtáis en criadores de pavos, alguno dirá qué de que estoy hablado, pues bien, en cierta ocasión escuche a un analista de bolsa que explicaba como funcionábamos los pequeños en los mercados, y comparaba nuestras cuentas con los pavos que, con mucho cuidado hacíamos crecer la cuenta o lo que era lo mismo engordando el pavo, para que cuando ya estuviera bien gordito y criadito llegaran los grandes y nos quedásemos  sin pavo.

Pasad un feliz fin de semana, y feliz  carnaval para el que lo celebre pues  el trading no lo es todo, palabra de “yonki” de los mercados.