Nuestro gozo en un pozo

Al final no pudo ser. De las dos terminales que teníamos en los futuros del Dax y Eurostoxx, ninguna se ha logrado. No pasa nada, hemos visto que no se han guardado las relaciones de Fibonacci, y aquí paz y después gloria.

Albergábamos esperanzas, corroboradas por uno de los grandes en Elliott ( Enrique Santos ), ya que vimos ayer  que las ondas al alza que desplegaron ambos índices, carecían de estructura impulsiva y eso nos hizo pensar que se pudieran estar formando las terminales.

El lugar era y es el idóneo,  inmejorable diríamos, ya sabemos donde buscarlas (en este caso en la 5 de una 5, esto es como buscar setas, cada una tiene su medio natural), pero al final las fuerzas alcistas se han impuesto.

Teníamos miedo que hiciesen coincidir el posible corte de la línea 2-4 con las declaraciones posteriores al Consejo de Gobierno del BCE, esto ya lo hemos vivido más veces, los señores que mueven los índices  (para nosotros los “señores de los hilillos”),  saben jugar sus cartas que, además suelen estar marcadas.

Lo mejor de todo, no haber operado,  pero ¿por qué ?, pues porque tenemos un sistema y el nuestro que como todos falla (que nos os engañe nadie), nos ha dicho que no había terminal y hemos obedecido sus órdenes, y porque la teoría de Elliott  que para eso hay que estudiarla, también nos ha indicado que de terminal nada.

Pero no os preocupéis, habrá más oportunidades y ahí estaremos como exploradores siux tras sus huellas.